Hoy se matriculó en la carrera de Química y Farmacia UV:
Estudiante que escapa de guerra en Siria: “Allá era muy complicado vivir”
Mariam Charifeh alcanzó a cursar el cuarto año en la Universidad Árabe Internacional, ubicada en las afueras de Damasco, hasta que el conflicto bélico tornó peligrosa su estadía en ese país y escapó junto a sus tres hermanos.

Mariam Charifeh Fernández (22), hija de madre chilena y padre sirio, tenía un trámite muy importante que hacer este lunes: concurrir a calle Blanco 951 a matricularse en la carrera de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, como alumna de ingreso especial.

La joven vivió 17 años en Siria y en agostó pasado llegó a Valparaíso —repatriada porque tiene doble nacionalidad— buscando la paz y tranquilidad que en su país le fueron arrebatadas por una cruenta guerra civil, que aún no vislumbra un final a corto plazo. Un paso importante para dar la normalidad a su vida que en Siria se había perdido.

Tal como relató hoy lunes la nueva alumna de la UV, de un día para otro tuvo que dejar de asistir a la Universidad Árabe Internacional, donde cursaba cuarto año de la carrera de Química. Y en vista de que la violencia se acrecentaba y se acercaba cada vez más a importantes centros urbanos, incluida la ciudad de Damasco, donde vivía junto a su familia, sus padres tomaron la difícil decisión de enviarla junto a sus tres hermanos a la casa de sus abuelos en Chile.

Decisión rápida

“Fue una decisión muy rápida”, afirmó Mariam. En pocos días dejó Damasco y se trasladó al Líbano, de ahí a Quatar para luego tomar un vuelo a Sudamérica, que hizo escala en Buenos Aires, y finalmente terminar en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez de Santiago, donde la esperaba su abuelo materno Osvaldo Fernández.

“No era fácil salir a la calle; ir a la universidad era un poco más difícil, porque quedaba en las afueras de Damasco, y allí estaban las cosas más revueltas. Era muy difícil vivir ahí y pensamos como familia que lo mejor era salir de Siria”, señaló con acento extranjero.

Si bien el conflicto se desarrollaba en las afueras de Damasco, el proceso bélico no fue abrupto; por el contrario, se iba acrecentando en forma lenta. “Como que uno termina acostumbrándose a los ruidos —explicó, refiriéndose a los tiroteos y enfrentamientos—, que si bien eran lejanos, llegó un punto en que uno se daba cuenta de que no era normal lo que estaba sucediendo. No salíamos a la calle, sólo para cosas muy necesarias, y hubo una semana más difícil de lo normal —pero siempre lejos de mi casa, en mi barrio nunca pasó nada—, y ese momento fue clave para tomar la decisión de que nosotros teníamos que salir de ahí”, señaló Mariam.

Una vida entera

Una situación angustiante, ya que tuvo que dejar a amigos, familiares y, lo más difícil, a sus padres. “Personalmente tenía que dejar una vida entera: 17 años viví en Siria; además a todos mis amigos, a la familia de mi padre. No es como cambiarse de casa. Salimos rápido, todas mis cosas las dejamos allá, como los libros de universidad junto a otras pertenencias, trajimos lo más necesario para acá”.

Su abuelo, Osvaldo Fernández, comenta que Mariam se adaptó muy buen a nuestra cultura, gracias a que su madre, además de enseñarle de pequeña el castellano, también le enseñó a disfrutar de la gastronomía criolla: los porotos granados y el pastel de papas no son rarezas para ella. En tanto, dijo que lo más extraño son los sismos, porque en Siria jamás ha temblado.

Matrícula en mano, Mariam Charifeh se prepara para retomar sus estudios en la carrera de sus sueños: “La química siempre me ha gustado”, afirmó, quizás influenciada por su padre, quien es químico nuclear. El 6 de marzo Mariam comenzará una nueva etapa en la Universidad de Valparaíso, a la que se integró luego de recibir excelentes referencias por su vasta trayectoria en la formación de químicos farmacéuticos y por el reconocimiento nacional e internacional con que cuenta el plantel de educación superior.

Luego de su dura experiencia y a modo de mensaje a los jóvenes, Mariam Charifeh señaló: “Tienen que disfrutar la vida lo mejor posible y dejar de lado las cosas superficiales. Siempre hay que pensar en las personas, no en las cosas, porque las personas son lo más importante en la vida: si uno pierde a una persona nunca más la va volver a ver, la plata o lo material siempre se puede recuperar, pero la vida no”.

Publicado lunes 21 de enero de 2013
Ir a sitio UV
MÁS NOTICIAS
Estudiantes de Fonoaudiología de la UV San Felipe inician voluntariado en hogar de ancianos
2-OCT.-2012
Equipo de Debate de la UV participó en Mundial de debate universitario
2-AGO.-2018
Académicos llaman a sacar a Humberstone y Santa Laura de lista de patrimonio en riesgo
30-DIC.-2016
Rector Valle manifiesta profundo pesar por muerte de dos universitarios en Valparaíso
14-MAY.-2015
De Quilpué y Santiago son los colegios semifinalistas del Torneo de Debate Filosófico
7-OCT.-2015
Hoy parte Festival Internacional de Cine de Viña del Mar
29-NOV.-2011
Se abren posibilidades de colaboración con UC Davis
27-ENE.-2014
Escuela de Trabajo Social de la UV difundió trabajos de investigación realizados por académicas de la unidad
19-NOV.-2010
Artequim, el arte de hacer de la química un juego
25-JUL.-2019
Escena Estudiantil: Campeonato Nacional Universitario de Handball
13-NOV.-2008
La minifalda protagoniza premiada obra de teatro
9-ABR.-2014
Profesor Guillermo Avendaño publica primer libro chileno en editorial británica
4-OCT.-2016
Festival de Cine de Pueblos Indígenas parte este domingo en Centro de Extensión UV
18-JUN.-2009
Partió la IV versión del Programa de Jóvenes Talentos Científicos
8-AGO.-2018
Día del Futuro Médico congregó a más de 200 alumnos de enseñanza media
14-NOV.-2013
Escuela de Trabajo Social UV despidió a sus egresados de años académicos 2016 y 2017
7-DIC.-2017

Universidad de Valparaíso. Blanco 951, Valparaíso, Chile. Fono: +56 32 250 7000