Según Neurobiólogo de la UV:
“La solución al estrés estaría en el mar”
Investigación realizada por el equipo de científicos del Laboratorio de Neurobiología y Conducta de la Universidad de Valparaíso, revela que el consumo de un tipo específico de ácidos grasos, extraídos de animales marinos, ayudaría a sanar al cerebro de los severos daños producido por estrés.

El estrés es más común de lo que uno imagina. Una cada cuatro personas ha vivido, está viviendo o va a vivir una vez en su vida una enfermedad mental relacionada con el estrés, por ejemplo la depresión. Lo preocupante es —estudios clínicos así lo demuestran— que si bien el estrés no es catalogado como una enfermedad, sino una condición biológica, es capaz de provocar serios daños en el cerebro humano.

En el año 2001, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), había 121 millones de depresivos en el mundo. Si se mantienen las condiciones de vida actual, se piensa que al año 2020 la depresión se va a posicionar dentro de las enfermedades mentales, como la principal causa de muerte de los seres humanos, superando a las patologías cardiovasculares.

Además, según la OMS el estrés es un factor de riesgo de las principales patologías crónicas que afectan al ser humano, como son las enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, enfermedades mentales, algunos tipos de cáncer, adicciones y obesidad.

Investigación

Chile no cuenta con estadísticas oficiales, pero el estrés es tan común que se dice que somos un país depresivo. El equipo del Laboratorio de Neurobiología y Conducta de la Universidad de Valparaíso, liderado por el doctor Alexies Dagnino, realiza una investigación pionera en el mundo, con un enorme potencial de desarrollo, que se explica de la siguiente manera: “Tratamos de investigar por qué se origina el estrés en el cerebro y por qué empieza a destruir algunas neuronas, que tienen que ver con las emociones y la memoria, pero también intentamos encontrar una solución, a través de nuevas terapias que no causen daño colateral ni sean adictivas y sean de bajo costo, ojalá gratuitas, para que estén al alcance de todos los pacientes”.

Agregó que el estrés se puede dar en cualquier etapa de la vida, pero se manifiesta de diversas formas. Por ejemplo, “en los adultos puede generar cuadros de depresión y en los niños se puede manifestar con problemas de aprendizaje o déficit atencional”.

Una persona estresada crónicamente comienza a olvidarse de las cosas; también afecta a la emocionalidad, así el amigo deja de ser amigo, los familiares queridos después ya no son tan queridos y la persona inicia un proceso de aislamiento social, llegando a niveles de depresión tan altos que pueden provocar incluso la muerte.

“La depresión es una enfermedad orgánica, que se caracteriza porque el cerebro sufre un daño severo y cuando no tiene tratamiento —como cualquier otra enfermedad orgánica— y termina con la muerte del paciente. Un viaje a Jamaica y sin medicamentos no conduce a una sanación. No: el cerebro está dañado y enfermo, pero para eso hay tratamiento con fármacos y psicoterapia”.

No obstante, de las personas que se atienden en todo el mundo por depresión, el 40 por ciento no responde al tratamiento farmacológico antidepresivo actual.

El doctor Dagnino y su equipo trabajan para crear terapias innovadoras, en base a productos naturales, que no generan adicción, pero orientadas a ese 40 por ciento de pacientes que por alguna razón no reaccionan positivamente al tratamiento farmacológico vigente.

La investigación del Laboratorio de Neurobiología y Conducta de la UV se posiciona como pionera en el mundo, y ofrece una luz de esperanza a las millones de personas depresivas que según la OMS están diagnosticadas.

“La base de nuestros estudios son unos lípidos o ácidos grasos, que contienen propiedades antiestrés y ansiolíticas, pero además no generan dependencia y se pueden aplicar a través de la dieta”.

Estos ácidos grasos —aclara el neurobiólogo— provienen principalmente de animales marinos, moluscos, pescados y algas.

Destrucción del cerebro

El doctor Alexies Dagnino explicó que por medio del estudio de neuroimágenes se ha visto que cuando las personas presentan estados de estrés crónico, antes de generar un episodio depresivo, un área del cerebro relacionada con la memoria, llamada el hipocampo, se empieza a atrofiar; el deterioro del cerebro es progresivo y puede llegar a asemejarse a una pasa. “Este proceso está asociado a la pérdida de la memoria, porque el hipocampo tiene que ver con la capacidad de almacenar memorias en el cerebro”.

La duda para algunos científicos es si este estado de daño cerebral puede revertirse. Frente a esta interrogante el equipo del doctor Dagnino tiene una sola postura: están convencidos de que es reversible o se puede reparar, gracias a la capacidad plástica del cerebro.

“También el estrés afecta otra área del cerebro que tiene que ver con las emociones, la amígdala, donde además se almacenan los recuerdos. Lo que sucede cuando el estrés está declarado, es que la actividad biológica de esa área del cerebro aumenta significativamente, su actividad neuronal se exacerba y eso induce que las personas se vuelvan impulsivas. Es decir, aparece el cerebro primitivo, aquél que teníamos cuando éramos reptiles”.

Tal como lo explicó el doctor Dagnino, lo que hacen los ácidos grasos es proteger al hipocampo y a la amígdala del estrés. “Permite que el hipocampo no se atrofie y que la amígdala no se hipertrofie”.

Conexión con el mar

“Como equipo sostenemos que la solución al estrés está en el mar y en el conocimiento de que el estrés crónico es negativo para el cerebro. Aunque muchos la andan buscando en otros lugares (dentro del cerebro y en muchos fármacos). La conexión que tiene el cerebro con el mar viene desde los orígenes del sistema nervioso. De hecho, el cerebro nació en el mar, cuando las especies más primitivas necesitaron desplazarse a zonas menos profundas. Al parecer el origen del estrés y la depresión nos lleva a las raíces más internas del cerebro, que están el mar. Eso me sorprende bastante”, reconoció el doctor Dagnino.

Publicado lunes 9 de septiembre de 2013
Ir a sitio UV
MÁS NOTICIAS
Estudiantes de Ingeniería Comercial capacitaron a personas mayores para su reinserción laboral
10-JUL.-2017
Grabados de Roberto Acosta se exhiben en sala El Farol
6-MAY.-2017
Primera mujer graduada del Doctorado en Astrofísica asume como académica del IFA
24-ENE.-2018
UV y Fundación para la Superación de la Pobreza llaman a voluntarios para proyecto “Emprendamos juntas”
1-SEPT.-2011
Académica de Facultad de Farmacia de la UV ganó Premio Henry Nestlé 2011
25-NOV.-2011
Exitoso proceso de matrícula para nueva carrera de la UV
12-ENE.-2016
Programa Alerta UV capacitó jóvenes monitores en prevención de VIH/Sida
18-DIC.-2012
Centro de Estudios y Gestión del Patrimonio de la UV promueve rescate de mural de estación ferroviaria
11-SEPT.-2012
Exitosa postulación UV con proyectos de Astronomía de alto nivel
30-OCT.-2013
Auditoría Santiago dio la bienvenida a sus nuevos alumnos
3-MAR.-2014
Un 33% de participación entre los alumnos tuvieron las actividades impartidas por el Defider durante el 2010
11-ABR.-2011
Biomédica celebra veinte años con homenajes a profesores Guillermo Avendaño y Antonio Glaría
9-SEPT.-2019
Primer congreso sobre sexualidad y reproductividad
11-DIC.-2013
Últimas funciones de “La travesía de los caracoles” en Sala Negra UV
22-MAY.-2017
Profesoras de Diseño buscan preservar y difundir tecnologías ancestrales de colección textil
10-DIC.-2018
Conferencia de sociólogo francés Yves Dezalay dio inicio a nuevo Convenio de Desempeño de la UV
10-ABR.-2012

Universidad de Valparaíso. Blanco 951, Valparaíso, Chile. Fono: +56 32 250 7000