“Chile ha sido el laboratorio del neoconservadurismo”
Lo dice la doctora Juliette Grange, de la Université François Rabelais de Tours, cuyo último libro trata este tema.

“No es la burguesía tradicional; es una nueva feudalidad internacional, a lo mejor, que no se ha expuesto mediáticamente. Son think tanks, círculos de reflexión, clubes, el Opus Dei y otras formaciones. Es más bien un movimiento que una única organización. Es muy poderoso. Trabaja mucho a través de internet, y tiene mucha dinámica militante, pero aparece muy poco en la prensa clásica. No se ve a menudo en los partidos políticos, y provoca generalmente fuertes tensiones al interior de los partidos de derecha; en los Estados Unidos, por ejemplo: Trump no es un republicano clásico. Finalmente, el neoconservadurismo avanza enmascarado. Quiere transformar los partidos desde el interior, afianzarse, pero no aparecer en lo público”.

Así resume la doctora Juliette Grange, destacada filósofa y profesora de la Université François Rabelais de Tours, Francia, el neoconservadurismo, el tema de investigación que desarrolla desde hace algún tiempo y que aborda en profundidad en su último libro, “Les Néoconservateurs”, publicado en octubre de 2017 en Europa.

De visita en la Universidad de Valparaíso, gracias al convenio vigente entre la casa de estudios y la Université François Rabelais de Tours, la doctora Grange dictó dos conferencias abiertas: “Auguste Comte, ciencias, política, religión” y, precisamente, “El neoconservadurismo”.

Extrema derecha

Explica Juliette Grange que “el neoconservadurismo es el matrimonio entre un pensamiento neoliberal y un conservadurismo en el orden moral y religioso. Es una mezcla de hipermodernidad y elementos reaccionarios, como los valores familiares, la contracepción, el reconocimiento de las sexualidades diferentes”. Añade un dato interesante: “Chile ha sido el laboratorio del neoconservadurismo”.

Respecto de si se relaciona el neoconservadurismo con el aumento de los gobiernos de derecha en Europa y América, la filósofa aclara: “No hay que mezclar. El conservadurismo no es el neoconservadurismo. El conservadurismo desea permanecer idéntico, o por lo menos quedarse en el mismo movimiento. La sociedad inglesa del siglo 18, 19, era conservadora; el filósofo Edmund Burke era conservador; es la idea de una tradición transmitida con un poco de progreso. Eso es lo conservador. El neoconservadurismo, por el contrario, tiene un toque revolucionario, con un retorno brusco hacia el pasado, con los valores morales y religiosos, una hipermodernización, un hipermodernismo, el dominio de la tecnología, del mercado, de la economía, que invade todo y que comprende al Estado”.

Agrega que se trata de “una mezcla particular: ese matrimonio entre ciertos movimientos de extrema derecha de Europa y también en Estados Unidos actualmente, forman parte de esta transformación brusca que no es un retorno al pasado tradicional, sino esta mezcla particular”. Mezcla, dice, que incluye, por ejemplo, “la destrucción del servicio público por el mercado, o el dominio de las universidades, de los hospitales, de la seguridad social, y al mismo tiempo hay un retorno al papel tradicional de la mujer”.

¿Se asocia el neoconservadurismo a una clase social en particular? Sobre ello, manifiesta la doctora Grange que “no es la burguesía tradicional: es una nueva feudalidad internacional”, que de alguna manera obtiene el respaldo de las clases sociales bajas. Ese fenómeno es el que ella analiza en su libro “Les Néoconservateurs”, en busca de una causa: “Tal vez se debe a que no existen propuestas alternativas fuertes. En Francia, por ejemplo, hay mucho individualismo, no hay movimientos de juventudes, no hay sindicatos fuertes, ni asociaciones; mis estudiantes se van directamente de clase a sus casas, cada uno está muy individualizado”.

La economía de mercado, el individualismo que resulta del consumismo, es una causa. “Pero no es la única razón ?enfatiza?. Cuando la señora Thatcher transformó la sociedad inglesa la clase obrera estuvo de acuerdo en buena parte con ella. Y ese es el misterio o la fascinación del voto popular. El neoconservadurismo está muy lejos de la clase popular de Estados Unidos, que votó por Trump, y que desea todavía seguir votando por Trump, según lo que se sabe recientemente. Esta corriente está subiendo en todas partes del mundo, y transforma los viejos partidos fascistas desde dentro”.

Las conferencias de la doctora Juliette Grange fueron traducidas del francés por el profesor Francisco Sazo.

Publicado jueves 7 de diciembre de 2017
Ir a sitio UV
MÁS NOTICIAS
Rector Aldo Valle: “Hoy es un día histórico”
11-ENE.-2016
Profesora de Derecho UV participa en conmemoración de diez años de GESIDH en Brasil
15-NOV.-2018
Primer seminario de autismo y tecnologías inclusivas
20-NOV.-2013
Profesores de colegios de la Red PACE UV se capacitan en lenguajes digitales en Fab Lab UV
23-AGO.-2019
Lista B “Juntos desde el comienzo” gana elecciones de FEUV Aconcagua
29-NOV.-2010
UV participa en festival Puerto de Ideas
4-OCT.-2012
II Seminario “Los Marxismos en el Siglo XXI” reunirá a académicos y organizaciones de toda Latinoamérica
21-NOV.-2012
Escuela de Auditoría entregó certificados de título a más de 130 nuevos profesionales
12-SEPT.-2019
Consejo de Rectores de Valparaíso celebra 47 años con firma de convenio de movilidad estudiantil
5-DIC.-2016
Con música y espectaculares imágenes finalizó ciclo de Charlas Públicas de Astronomía UV
6-DIC.-2017
Profesores se capacitan en instalación del Sello UV
29-AGO.-2014
Programa APPA entrega manual para Asignaturas Sello de Autorregulación y Lengua Materna
12-MAR.-2019
Valpo Lab: la fabricación digital toma fuerza en la región
10-DIC.-2019
UV y Municipalidad de Viña del Mar invitan a Temporada de Conciertos Verano 2014
17-ENE.-2014
Ganador de Concurso de Arte Joven 2016 inaugura exposición en sala El Farol
29-JUN.-2018
Amplia convocatoria tuvo la EXPO UV 2018 en Campus Santiago
19-OCT.-2018

Universidad de Valparaíso. Blanco 951, Valparaíso, Chile. Fono: +56 32 250 7000